Festival Obrigado, un tributo a la diversidad cultural






Una de las muchas cosas que hace emocionante el Algarve son las sorpresas que con frecuencia te depara este territorio. Cuando menos te los esperas, en cualquier excursión o escapada, te topas con un rincón  único, un paisaje maravilloso, un pueblo encantador o una persona que te descubre algo nuevo de esta región lusa tan versátil. Así ocurrió con el Festival Obrigado hace ya dos años, aquel día que llevamos a nuestros amigos a conocer el Sitio das Fontes y la bodega Quinta dos Vales en el pueblo de Estômbar, muy cerca de Lagoa.  El festival, que pretende ser un intercambio y a la vez una muestra de las diferentes culturas de las distintas nacionalidades que residen en el Algarve, coincide cada año en su último día con la jornada de puertas abiertas de Quinta dos Vales, que se desarrolla el primer domingo de octubre. Dos eventos que hacen irremediable el viaje a Estômbar en estos primeros días del otoño.


Durante años habíamos frecuentado Estômbar, un pequeño pueblo cercano a Lagoa y Portimão del que éramos asiduos gracias a O Charneco, una típica taberna junto a su iglesia, donde era y es un lujo comer. Charneco es uno de esos personajes populares en todo el Algarve, un hombre simpático, que regenta desde hace años uno de los espacios gastronómicos que merece la pena conocer. Estômbar tiene además otras dos joyas: la bodeda y hotel Quinta dos Vales y el paraje natural de Sitio das Fontes.
 

Un idílico paraje con una piscina natural, escenario de muchos eventos culturales, entre ellos el Festival Obrigado, que aquel día tuvimos la suerte de descubrir y de vivir.  Una cita que, durante tres días, de viernes a domingo, provoca un verdadero desembarco de artistas, artesanos y creadores del Algarve que acuden hasta aquí desde diferentes puntos para mostrar sus creaciones y su talento.


Aquel día, entre los caminos de tierra, entre los arbustos, higueras y olivos, donde otras veces habíamos paseado casi en soledad, se habían instalando pequeños tenderetes de deliciosos pasteles, creps, helados y confituras artesanales, bordados, artículos de reciclaje…  Una especia de feria improvisada en medio del campo, donde todo lo que se mostraba era delicioso.


Junto a la gran pisicna natural a lado de la marisma, donde los niños no dudaron ni un momento en tirarse a agua, un viejo camión de bomberos ponia un punto retro y divertido a aquel paisaje.
 

En la otra orilla, junto al parque infantil y la zona donde siempre nos refugiamos para echar la siesta, los niños paseaban en burro y varios stands daban a conocer alguna de los paquetes turísticos del Algarve: el zoológico de Algoz, los viajes en barco por las calas algarvías u otras aventuras más arriesgadas.

 

El particular sosiego de este maravilloso lugar se veía interrumpido por la música improvisada de algunas de sus artistas. Un soniquete melodioso, que propiciaba un rico sueño frente al agua aquella hora de la tarde.
                                
                                  

La verdad es que no le sentaba nada mal al Sitio das Fontes aquel cambio de aspecto: con las haimas para refugiarse del calor y tomar el té y aquel zoco tan multicultural, lleno de tentaciones, como aquellla espectacular tarta de 'don rodrigo', que acabamos terminando. 




A la espectacular belleza natural del 'sitio de las fuentes' se unía la música en su anfiteatro al caer la tarde, por el que iban desfilando artistas de estilos muy dispares y nacionalidades diferentes. 
                        
                                    

Fue un día inolvidable, quizá el mejor elegido al azar para dar a conocer a nuestros amigos aquel lugar. Una tarde especial de otoño para grandes y pequeños, donde el calor del sol se resistía a despedirse a pesar de que el mes de octubre ya estrenaba su primera semana



 PINCHA AQUÍ PARA ACCEDER A LA PROGRAMACIÓN DEL FESTIVAL 2015


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario! Obrigado!