La Feira de Santa Iria en Faro




¿Qué tienen que ver los ingleses con una de las mayores tradiciones de la capital del Algarve? Según algunos historiadores ellos son en cierta manera 'los culpables' de su Feria, la de Santa Iria en 1596, después de un importante saqueo de la ciudad por las tropas inglesas. Cuentan que el Conde Essex, tras asaltar Cádiz, en su vuelta hacia Inglaterra desembarcó e incendió Faro, dejándolo sumido en la pobreza. Con el propósito de revitalizar la ciudad, el rey D. Filipe I creó esta feria, Sea esta o no la causa y la fecha exacta de la Feria, lo cierto es que el evento ha perdurado hasta nuestros días consiguiendo cada mes de octubre ambientar la capital algarvia con sus atracciones, puestos de venta ambulante y golosas comidas. 



Al contrario que para sus vecinos, el otoño es el tiempo de las ferias en el Algarve. Desde los primeros días de la nueva estación hasta la llegada del invierno, varias localidades de la región celebran algunas de sus tradiciones más antiguas con un denominador común: grandes mercadillos en los que puedes encontrar los productos más típicos y auténticos del país, puestos de comidas, atracciones para pasar un rato divertido en familia o con amigos y, sobre todo, castañas, que no faltan en ninguna de ellas. 


Después de la Feria de São Francisco de Tavira, llega la Feira da Praia en Vila Real de Santo António, y a continuación la de Santa Iria a Faro, al que se seguirán la de los Santos en Silves y la popular San Martinho en Portimão.


La Feria de Faro se prolonga durante diez días en torno a la fecha del 20 de octubre, cuando se conmemora Santa Iria (Irene), mártir portuguesa de Tómar, que da nombre a la fiesta. Un evento que cada año se celebra en el Largo de São Francisco, entre la ría, la muralla medieval que protege la Vila Adentro y una de sus principales entradas, el Arco de Repouso, donde según una de las leyendas, la que más me gusta, reposa una mora encantada encerrada aquí por su padre al enamorarse de un caballero cristiano. Una historia de amores contrariados entre dos culturas enfrentadas, que se repite en casi todas las localidades algarvias y que deja su huella en curiosos y atractivos mitos.


El pasado año conocimos por primera vez la Feira de Santa Iria, era una asignatura pendiente que despertaba nuestra curiosidad y, quizá, la impaciencia por descubrirla y participar en el evento nos hizo llegar demasiado temprano. Cuando los vendedores ambulantes comenzaban a abrir sus tenderetes y exponer todas sus mercancías: ropa, artículos de ferretería, frutos secos, comida, platos, cerámica. Aquel día no hubo más remedio que renovar las tazas del desayuno.


El reloj marcaba poco más de las dos de la tarde, la hora en la que los sábados y domingo arranca la feria hasta la madrugada, dos horas antes que el resto de días de la semana. Y nada más abrir sus puertas, los puestos de castañas ya empezaban a humear y llegaba el olor de las primeras hornadas de pulpo asado y carne a la parrilla en los puestos de comidas, donde comenzaban a llenarse las bancadas colindantes para comer. 


En el fondo del Largo de São Francisco, junto a la ría, mis hijos esperaban impaciente la apertura de una gran zona de atracciones, decidiendo cuál podría ser la experiencia más divertida. 


Al final ganó la noria, esa gran noria que te brinda una panorámica que nunca más podrás contemplar de la Ría Formosa y de la playa de Faro,  con los aviones y las gaviotas casi a tu misma altura. 



La feria nos supo a poco, quizá porque las ansias de disfrutar del evento tan esperado para nosotros, nos hizo llegar demasiado temprano para vivir todo su esplendor, pero este año volvemos a tener diez días para exprimirla. Una feria siempre es un regalo para los más pequeños y para los mayores el mejor estímulo para evocar las sensaciones más dulces, sencillas y felices de nuestra infancia: el algodón de azúcar pegado en los dedos, la sorpresa de la tómbola o la ilusión de subirte a un tiovivo.

La Feria es del 14 al 23 de octubre. El horario es de lunes a jueves de 16.00 a 24.00 horas. Los viernes de 16.00 a 1.00 horas; los sábados de 14.00 a 1.00 horas y el domingo de 14.00 a 24.00 horas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario! Obrigado!