Festa das Chouriças en Querença




El mes de enero va unido en el Algarve a los chorizos. La agenda festiva de la región del sur se abre, después de la celebración del Dia do Reis, con la Festa das Chouriças en Querença. Una aldea mui sui generis y auténtica, perteneciente al municipio de Loulé, donde a menudo se celebran eventos muy interesantes.


Uno de ellos es esta singular festividad, que convierte su plaza en un gran asador de los ricos embutidos algarvios, donde no falta la música, el baile y un gran mercado de productos locales y, por tanto, artesanales.


Aunque tan solo sea para disfrutar del tipismo de este lugar, la visita a Querença, situada a unos 11 kilómetros de Loulé y en un bonito paraje natural, merece la pena cualquier día del año, pero el 22 de enero tienes además la ocasión de ser partícipe de un evento social y gastronómico genuino en el Algarve, que se vive en la plaza de la aldea. 


La festividad se remonta a varios siglos atrás y su origen está ligada la tradición de las familias serranas algarvias, que, muy similar a como ocurre en las sierras andaluzas y extremeñas, tenían la costumbre de criar un cerdo durante todo el año, del que después se alimentaban el resto del año. Las familias dirigían sus plegarias a São Luis, protector de los animales, para que el cerdo se conservara todo el año en buenas condiciones. Y para agradecer la mediación, cada mes de enero celebrarán esta fiesta donde le ofrecían al santo sus mejores chorizos. 


Toda fiesta tiene víspera, también la de Querença, que ya ofrece actos festivos el sábado día 21 con una noche de fados en la Casa do Povo, a las 21.00 horas. Pero el día grande es el domingo. A las 10.00 de la mañana ya está abierto el mercado para la venta de artesanía y productos locales. Y desde las 11.00 horas y hasta las 13.00 horas se pueden probar los ricos chorizos asados en grandes parrillas situadas en la plaza y rodeada de bancadas de madera.


Después de la misa, a las 14.30 horas, se pasea el Santo en procesión por la aldea y a las 16.00 horas llega uno de los momentos cumbres con la subasta de los ricos embutidos. La fiesta continúa por la tarde en la Casa del Pueblo con la acordeonista Telma Santos. Música y baile que rompen el sosiego imperante todo el año en la aldea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario! Obrigado!