Séqua, una taberna con sabores y emociones



Desde que Tavira fue elegida como ciudad representativa de la Dieta Mediterránea en Portugal, sus restaurantes se han afanado en hacer gala de este título; en demostrar que sus sugerencias gastronómicas responden a esa herencia cultural que comparten los pueblos del sur del continente. La elección ha sido un revulsivo gastronómico, propiciando la apertura de locales tan interesantes y encantadores como Séqua, una taberna y oficina de música a la vez.


En una de esas callejuelas de Tavira, fuera del circuito turístico, de esas que no llegarías a pasar, salvo que te perdieses, en el margen izquierdo del río y en lo más alto, junto a la ermita medieval de Sao Brás, abrió sus puertas hace dos años la taberna Séqua, con el apodo de Sabores Mediterráneos y Oficina de Música.


El lugar llama la atención por su encanto; la puerta de una casa típica algarvia, recubierta de bonitos azulejos en tonos azules, deja entrever un acogedor salón decorado con guitarras portuguesas.


El salón de entrada, como el resto de las dependencias de Séqua, está salpicado con objetos antiguos, un peso, vajillas de barro, cerámicas, poesía en sus paredes o fotos en blanco y negro, artículos decorativos que pretender ser un guiño a la identidad y a la cultura lusa.



Y es que la taberna se anuncia en las redes como un local que brinda rincones para la conversación y la degustación, que recuerda el pasado con un toque de contemporaneidad, y yo corroboro que así es.



Nada más entrar aquí, nada más escuchar la música suave de ambiente, sin tener siquiera que probar su comida, Séqua se convertía en otro más de mis lugares favoritos para cenar en Tavira.


Aquella noche calurosa del final del verano elegimos el patio de la casa para cenar. Un patio como los andaluces, encalado y salpicado de plantas aromáticas, listo para disfrutar de una cena bajo un cielo estrellado y preparado para acoger los conciertos de artistas locales, que se organizan aquí de manera asidua y para los que es difícil encontrar mesa.


El escenario para la cena nos encantó, ahora tocaba probar su comida, y había que empezar por elegir los platos de una carta que prioriza la materia prima de la región y sus recetas más tradicionales, cocinadas sobre la marcha, en la cocina junto al patio, con calma y con alma.


Quesos, chorizos, sardinas, caballas, mojama, atún, pulpo, gambas, pataniscas, feijoada, garbanzos, pica pau o habas integran una carta, que da opción también a encargar platos de bacalao, carne con almejas o caldereta, eso sí, con dos días de antelación.


Empezamos por un chorizo asado sobre pan artesanal (7 euros); continuamos con una tabla de quesos con miel (8 euros) y seguimos con unas gambas deliciosas con jengibre y piri-pri (8 euros). 




Finalizamos la cena con guiso de garbanzos con pulpo a la andaluza (6 euros), realmente rico. La cocina y el servicio estuvieron a la altura de la atmósfera del espacio.


Se come bien, pero sobre todo la taberna de Rua dos Fumeiros es entrañable, porque acaba despertando gratos recuerdos y emociones.



DATOS DE INTERÉS:

-Está ubicado en al Rua dos Fumeiros de Trás, 51 en Tavira. Está abierto de lunes a sábado desde las 17.30 horas hasta las 23.00 horas y hasta las 01.00 horas los viernes y sábado. Ofrece aulas de música, cenas temáticas y conciertos.

-Aceptan tarjetas y también reservas. 

-El precio está en unos 15 euros por persona.


2 comentarios:

  1. Foi uma agradável surpresa ver a vossa "reportagem" acerca do nosso espaço.Por um lado, tão profissional e objetivo e por outro lado tão emotivo, o que revela uma sensibilidade enorme, pois captaram a essência, a alma do local,que nós e felizmente outros consideram "especial". Bem hajam! Muito grata. Isabel Pinheiro

    ResponderEliminar
  2. Obrigada Isabel! Foi um jantar maravilhoso num lugar muito especial; vale a pena conhecer Séqua! Até breve!

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario! Obrigado!