Las 10 pistas para descubrir Castro Marim



VISITAS



No podía tener el Algarve mejor anfitriona que la localidad de Castro Marim, el municipio que abre la puerta a Portugal desde el sur. Más allá de su carismático castillo, que te saluda a la orilla del Guadiana con un paisaje ‘nevado’ a sus pies, esta tierra esconde muchos secretos y sensaciones por descubrir. Aquí os dejamos  diez pistas para acabar encontrando un Castro Marim único, tentador e irresistible.


La Región de Turismo del Algarve y la Cámara Municipal de Castro Marim lanzaron el reto a los periodistas y blogueros de abandonar por un día sus despachos ‘sin sal ninguna’ y sumarse a una excursión para redescubrir los secretos de un municipio ‘con salero’, no sólo por su encanto, sino porque aquí la extracción artesanal de la sal marca la vida y conforma la gran riqueza y el emblema de esta ciudad en el mundo.



A lo largo de toda una jornada, y con la vicepresidenta de la Cámara, Filomena Sintra, como excelente lazarillo del recorrido, buceamos en la historia de la anciana Baesuris, sentimos en sus calles y con sus gentes su presente, e imaginamos el futuro de una tierra que une lo mejor del mar y del campo con un escrupuloso respecto a sus raíces, a sus tradiciones y a su paraje natural. 

El Algarve no podía comenzar en mejor lugar. Y si quieres comprobarlo por ti mismo, ejerce de detective y consigue con nuestras 10 pistas descubrir lo que puede ofrecerte Castro Marim.

1.-El mercado local. Qué visitar, esa es la gran pregunta que nos hacemos cuando llegamos a un lugar desconocido. En el caso de Castro Marim,  tu visita debe comenzar en el antiguo Mercado en la calle S. Sebastião (abierto todos los días de  9 a 13 horas y de 15 a 17 horas en invierno y hasta 18 horas en verano) y hoy reconvertido en Oficina de Turismo y en Mercado Local, donde se vende la artesanía local y los productos autóctonos con exhibiciones de artes ya olvidadas para muchos. En esta tierra cada día se ponen más en valor los oficios artesanales que siguen vigente en sus aldeas y que quedan patentes en los numerosos mercadillos, ferias y fiestas.



Aquel día, conocimos a Albina, una señora de la aldea de Junqueiras, que teje cestos y alfombras preciosas desde hace 30 años, y a Liliana, una joven empresaria que junto con su madre, hacen artículos maravillosos con un telar y enseñan a tricotar a través de su empresa Tecelã.



Te aseguro que del Mercado no vas a ser capaz de salir sin comprar algo bonito o rico que te acerque al alma de esta tierra.

2.-Paseo a pie por Castro Marim. Con tu mapa y toda la información turística a cuesta, emprende ahora un paseo por la localidad de Castro Marim, enfilando la calle S. Sebastião hasta el Largo 1º de Maio. Párate en el corazón del pueblo para admirar las fachadas blancas adornadas con artísticos frisos y coquetas chimeneas.



Sube hacia la iglesia para contemplar desde su puerta el fuerte de San Sebastián, levantado en la Guerra de la Restauración con España y del que puedes concertar una visita en la Oficina de Turismo. Y no abandones el lugar sin conocer la Iglesia Matriz de Nossa Senhora dos Mártires. 



Prepárate ahora para un viaje en el tiempo, sube por una senda junto a la iglesia a su castillo del s. XIII, situado entre murallas macizas, y dentro de este recinto descubre los restos de otro más antiguo, el Castillo Viejo, de construcción musulmana. Aquí nació Castro Marim, controlando el Guadiana, y aquí se fundó la Orden de Cristo. El castillo se puede visitar todos los días de 9 a 17 horas de octubre a marzo y de 9 a 19 horas de abril a septiembre (1,5 euros).



Finaliza la visita a la localidad alcanzando el mejor mirador del río Guadiana, la colina de Revelim, lo que en el siglo XVI fue otro fuerte defensivo construido para la Guerra de la Restauración. Estás en la mejor terraza hacia las salinas y la desembocadura del río con Ayamonte al frente. Un monte que entre olorosos jardines mantiene el viejo molino de viento, la capilla de Santo Antonio y el Centro de Interpretación del Territorio, en el que comenzó nuestra visita de aquel día con la proyección de una película sobre una maqueta en tres dimensiones del consejo (El centro está abierto de octubre a marzo de 9 a 19 horas, y de abril a septiembre de 10.00 a 12.30 horas y de 16.30 a 18.00 horas).



La colina de Revelim cuenta con un auditorio al aire libre y es, junto con la Casa do Sal, situada al lado de los aparcamientos del Estadio, el centro de los eventos culturales de la ciudad. 

3.-La mejor sal del mundo. Desde el cielo que parece tocarse en la colina bajamos hasta el suelo de Castro Marim; descendemos para conocer ese laberinto de canales y pequeñas piscinas en las que crece la flor de sal desde hace 2.000 años, tiñendo de blanco en los meses de calor la Reserva Natural del Sapal. 



La sal es la esencia de Castro Marim y contemplar las labores de recogida artesanales de este diamante gastronómico es un espectáculo que no debes perderte. El sol, omnipresente aquí, hace que el agua se evapore y la sal aparezca en la superficie como un manto de nata que se recoge con sumo cuidado, gracias a un instrumento especial que evita tocar la superficie para que el producto sea puro. 



Son pequeños cristales de gran calidad que, gracias a la pasión de productores como Jorge Raiado de Salmarim, se han convertido en un aderezo indispensable de la alta cocina. Los saleros de Castro Marim están en las despensas de los mejores chefs.



Pero, hay más, una de estas salinas, la de Barquinha, se ha reconvertido hace dos años en el spa salino Água Mãe, donde puedes relajarte, flotando, como si estuvieras bañándote en el Mar Muerto, o regenerar tu piel con una mascarilla de arcilla ¿Te apuntas?

4.-La reserva natural del SAPAL. Quienes valoren los destinos por sus tesoros naturales, que apunte el de Castro Marim. Uno de sus secretos todavía desconocidos para muchos es el SAPAL, una reserva natural que comparte con Vila Real de Santo António, parte de ella ocupada por las salinas, y que alberga 153 especies de ave.



El estuario del Guadiana fue la primera zona portuguesa en declararse reserva natural y cuenta con un centro de interpretación y dos senderos para conocer su flora y fauna. La empresa nautiparque.com ofrece paseos en kayaks por el los canales de este paraje.

5.-La esencia de las aldeas. Las mejores esencias se guardan en frascos pequeños, la de Castro Marim, también, en sus diminutas aldeas como Azinhal, Odeleite o Monte Francisco. Aquí, en este entorno rural entre el río, pantanos, riachuelos y parajes protegidos, el concepto de saudade alcanza su pleno significado.



Dirígete por la carretera de Mértola-Beja hasta Odeleite, una pequeña población sobre un pantano con forma de dragón azul, el símbolo de la buena suerte para los chinos. Visita la Casa de Odeleite (abierta todos los días de 9 a 13 horas y de 14 a 17 horas) y, si es primer domingo de mes, tendrás la suerte de vivir el ambiente del Mercadinho na aldeia, de hacer pan en su hornos de leña o de apuntarte a un sendero guiado por sus campos.



Acércate después hacía Foz de Odeleite, frente al Guadiana, para conocer como se hace el queso en la Quesería Artesanal de J.Ribeiro, y si ya hay hambre, date un festín en el restaurante Arcos do Guadiana o en la Casa de Pastos Alberto’s, en Alcarias, junto al parque de caravanas, donde los guisos caseros reviven el ánimo a cualquiera.



Uno de los placeres de Odeleite es su gastronomía. Quizá aún no lo sepas, pero la sopa de fideos a mano de Casa Merca tiene el premio de una de la mejores del país y en restaurantes, como O Camponés, degustar guisos de lamprea o anguilas, recetas que sólo se conservan por aquí. 



Nuestra excursión aquel día nos hizo probar la comida del restaurante Bela Vista, en la misma carretera sobre el pantano, corroborando la afirmación de mi amigo Esteban de que ‘aquí se come de muerte’, con dos guisos memorables, una açorda y un borrego. 



De Odeleite vuelve hacia Castro Marin con una parada obligatoria en la aldea de Azinhal, a la que tienes que volver los últimos domingos de mes para comprar productos locales en su mercado o conocer sus campos con un paseo guiado



Pero Azinhal tienes además otras gratas sorpresas para el visitante: su iglesia, la segunda más antigua del país;  los ricos pasteles de la pastelería A Prova (cerrado domingos);  y la Quesería Artesanal de la Asociación de Anccral (Asociación Nacional de Criadores de Caprinos de Raza Algarvia), en la que se producen y venden excelentes quesos (1,20 euros) y yogures artesanales con la leche de la cabra algarvia (abierta de lunes a viernes).



No olvides incluir una parada en Monte Francisco, la otra patria de Paco de Lucía. Aquí nació su madre, Lucía, y el guitarrista universal dedicó a ella y a Castro Marim uno de sus trabajo. Su segunda tierra no se olvida del artista, y bajo su casa materna, en el Largo Manuel Gomes, sobre el que vive su familia, se construye un parque muy especial donde podrás escuchar su música.  



Monte Francisco es además uno de los destinos más frecuentados de los vecinos españoles por la rica comida casera de los restaurantes Sabores da Beira y Retiro dos Caçadores 

6.-Las playas infinitas. Y si sorprendente es el Castro Marim rural, maravilloso es el costero, con playas kilométricas de arena blanca, agua transparente y baños tranquilos. Túmbate en esta alfombra confortable de arena en la playa do Cabeço, y disfruta de los arroces y la sangría de champán de Sem Espinhas o de una fiesta veraniega en Sem Espinha Nature.



Vive el ambiente playero más ‘chic’ y selecto en Praia Verde, a pie de playa en el restaurante Pezinhos n’Areia o con una panorámica impresionante en el restaurante O Infante o en la terraza Guarita. 



Y, no dejes de conocer la localidad costera de Altura y su playa familiar y ambientada de Alagoa. Pasea por su mercado y saborea la rica comida de sus famosos restaurantes, como A Chaminé, O Fernando, O Charco, Das Mares, Zé da Tasca, o Bate que eu Abro…

7.-Algo más que un hotel. En Castro Marim no hay hoteles, hay experiencias, porque si de algo puede presumir este municipio del sotavento es de tener una oferta hotelera muy variopinta y diferente que se prevé incrementar los próximos años con nuevos hoteles.



Puedes dormir en una granja biológica como Quinta da Fornalha, en una casa de campo como Espargosa Monte de Baixo, en una antigua y encantadora casa algarvia como Casa Rosada,  en medio de un campo de golf como el Castro Marim Golf&Country Golf o en uno de los ecohoteles de diseños más afamados del país como Companhia das Culturas. Y puedes desconectar de mundo y cargar las baterías en el hotel Praia Verde, durmiendo y despertándote frente al mar o reponiendo fuerzas con un espectacular brunch en la piscina, elaborado por el chef David Domingues, de su restaurante A Terra.



8.-Caminar y caminar. Coge la mochila y mira Castro Marim de una forma diferente, recorriendo los 8 senderos trazados en los lugares más atractivos de su territorio:  por el centro de la ciudad (PR1 Do pasado ao presente); por las huertas y campos de noria del pantano de Beliche (PR2 Circuito de Beliche); junto al río Guadiana (PR3 Uma janela para oGuadiana); por la Fonte de Penedo y el Parque de Aventura (PR4 De perto e deLonge), por el paraje natural Terras de Orden y el río Foupana (PR5 Terras deOrden); por la zona de la aldea Corte Pequena (PR6 Canavais do Barranco do Ribeirão); por los caminos de pastoreo de la cabra algarvia (PR7 Caminhos daCabra Algarvia); o por los almendros en flor (PR8 Caminho da Amendoeira). 



Pero, hay más, por Castro Marim discurre uno de los grandes y más bellos senderos de la península, que a lo largo de 65 kilómetros une Vila Real de Santo António con Alcoutim (GR15 Grande Rota do Guadiana). Además, en la web de Odiana puedes encontrar más itinerarios y recursos para recorrer y conocer el territorio del Baixo Guadiana.

9.-Fiestas, ferias y festivales. El Castro Marim más atrayente, bullicioso y alegre es el que se vive durante sus fiestas, y son muchas. El calendario festivo arranca con los actos de Navidad, con el nacimiento de sal, el belén viviente de Odeleite y parada incluida de los Reyes Magos. Continúa con el famoso Carnaval de Altura, la Feira Terra de Maio (25 al 27 de mayo) en Azinhal, las verbenas de los Santos Populares y la Fiesta de la Catapana durante todo el mes de junio. 



En el verano toca la Fiesta del Inmaculado Corazón de María en Altura (6, 7 y 8 de julio), el popular Festival Internacional del Caracol (20 al 22 julio), y la de Nuestra Senhora dos Martires (15 de agosto)



Los platos fuertes están en agosto con el Festival de Lucia (17 y 18 de agosto) y sus famosos e imperdibles Días Medievales en los que Castro Marim vuelve al pasado (22 al 26 de agosto)

10.-Me lo compro. Aunque no lo parezca, Castro Marim es un destino de compras, no hay ni centros, ni calles comerciales, pero, a cambio, tienes carismáticos mercados y mercadillos en los que encontrar ‘joyas’ auténticas, inimitables, únicas. No te pierdas el Mercado mensual, el segundo sábado de mes; la Feria de Antigüedades, el tercer sábado de mes; los mercados de Odeleite, el primer domingo de mes, y de Azinhal, el último domingo de mes; y las ferias de artesanía de Altura. 



Si no puedes cuadrar tu agenda con el calendario de mercado, vuelve al Antiguo Mercado o pasa por la tienda de la Quinta da Fornalha. 

Une las letras subrayadas de nuestras 10 pistas y descifra el mensaje: "En Castro Marim ------ ----"


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario! Obrigado!

NUESTRO ALGARVE EN UN MAPA