Praia da Senhora da Rocha y Praia Nova

PLAYAS


Os voy a llevar a otra de mis calas favoritas del barlovento algarvio; a un rincón con muchos recuerdos de vacaciones familiares; donde cualquier momento del año es bueno para hacer una pausa, descansar y disfrutar.  La playa es otro de esos rincones de la costa del Algarve que se ha utilizado por su belleza para promocionar esta región y que lleva el nombre de la pequeña ermita que se alza en lo más alto del acantilado: Nossa Senhora da Rocha, parte de una antigua fortaleza militar y centro de devociones durante siglos. 

Porches es una de las localidades del municipio de Lagoa, conocida fundamentalmente por tres motivos: su cerámica artesanal, las famosas 'olarias', sus calas de agua turquesa y algunos de los hoteles más exclusivos de todo el sur de Portugal como el Vila Vita Park, cuyo restaurante Ocean es el segundo con tres estrellas Michelín de todo el país,  o el Vilalara Thalassa Resort, donde hace algunos años pasó su verano el famosos portero del Oporto. 


La verdad es que este encantador pueblo de tradición vinícola, que da nombre a uno de los vinos de la Adega Cooperativa do Algarve, no aparenta esconder en su territorio tan gratas y exclusivas sorpresas para sus visitantes.



La vida sosegada y sencilla de este pueblo poco tiene que ver con el ambiente elegante y sofisticado que se vive junto a algunas de las calas más desconocidas y bonitas de todo el Algarve.



Durante años nosotros también fijamos uno de nuestros destinos de vacaciones en la costa de Porches, en el hotel Pestana Viking, un excelente complejo sobre todo si viajas con niños, muy cercano a Armação de Pêra, en la zona de Alporchinhos, junto al Vilalara y Vila Vita. Aunque el hotel tiene muy buenas instalaciones el mayor de sus atractivos es la playa que tiene a su pies, la de Senhora da Rocha, bajo su gran piscina sobre el mar y con una empinada escalera de acceso.


Una playa no muy grande de extensión, no más de un kilómetro, que curiosamente ha sido y es punto de puerto de embarcaciones de pesca tradicional, que durante siglos encontraron aquí resguardo para sus barcos, quizá por la protección de los grandes acantilados.



Lo más característico y pintoresco de Playa de Senhora da Rocha es esa combinación en la arena entre el turista, el bañista y el hombre de pesca acarreando sus aperos, entrando y saliendo de la mar. 




Pero lo más emblemático de la Playa de Senhora da Rocha es la ermita que se sitúa sobre uno de los acantilados y que sirve de frontera entre la playa de Nossa Senhora da Rocha y Playa Nova. Un pequeño templo blanco, de sencilla fachada, un lugar sagrado para muchos que conserva la imagen de madera del siglo XVI, según cuenta, encontrada aquí mismo.


Según cuentan esta ermita, declarada Bien de Interés Público, formaría parte de una de las muchas fortalezas que protegían la costa del Algarve de los piratas y que se perdería con el terremoto de 1755.


La ermita mira para una lado a la cala que lleva su nombre y, por otro, a otras de esas playas maravillosas de Porches, Praia Nova.


Una playa donde el agua adquiere diferentes colores turquesas y azules que contrastan con su arena canela.


Desde la playa de Senhora da Rocha se ve la parte trasera de la ermita, la espalda de su curiosa torre, una pirámide octogonal.


Si bonito es el paisaje abajo junto al mar, maravillosas son las vistas desde arriba, junto a la ermita, un mirador privilegiado desde el que se divisa esta preciosa costa, salpicada de calas casi secretas que llegan hasta la localidad pesquera de Armação de Pêra.

          


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario! Obrigado!

NUESTRO ALGARVE EN UN MAPA