Los mercados gourmet de Lisboa




En mi casa predomina el espíritu ibérico, así que para nosotros la capitalidad se comparte entre Madrid y Lisboa; eso significa que algunas veces al año hay que saltar a las dos grandes ciudades para ver lo que se cuece por allí. Y está claro que en estos últimos tiempos, en ambas, se ha impuesto la moda de los mercados gourmet. Lisboa es una ciudad deliciosa en todos los sentidos, pero ahora lo es especialmente en el terreno gastronómico; el Mercado de la Ribera y el del Campo de Ourique son un buen ejemplo de ello, dos de las visitas imprescindibles a la capital lusa.




Somos turistas de mercado; ciudad que visitamos, mercado que conocemos. El ambiente, los bares, la mercancía, los vendedores y sus particulares historias dicen mucho de la identidad de una ciudad, por eso empleamos horas en escudriñarlos. 




Hace años conocimos el Mercado de la Ribera de Lisboa, situado frente a la estación de trenes y metro de Cais do Sodré, aquel imponente edificio del siglo XIX fue para nosotros una decepción entonces, pero en nuestra última visita se ha convertido en una agradable sorpresa. Lo que hace tres años era un espacio frío y casi abandonado, se ha transformado en uno de los lugares más cool de toda Lisboa, un gran mercado gourmet, con más de cuarenta propuestas para divertirte comiendo.





La extraordinaria reforma ha llegado de la mano del grupo editorial Time Out, autor de las revistas de turismo y tendencias más útiles que puedes comprar cuando visitas las grandes ciudades del mundo. Ellos han conseguido convertir una de las dos grandes naves del Mercado en una nueva atracción de Lisboa.




Y nos gusta la remodelación del Mercado de Lisboa, porque ha sabido mantener junto al espacio gourmet, en la otra nave y los pasillos colindantes, los puestos de toda la vida: los de pan, flores, carnes, pescados...



Teníamos tantas ganas de conocer el cambio que nada más llegar a Lisboa, a primera hora de la mañana, ya estábamos sentados en el bar del Mercado de la Ribera desayunando un café recién hecho y un queque. Así que, antes de que abriera el espacio Time Out, a las 10.00 horas, tuvimos tiempo para pasear y disfrutar del ambiente del mercado de siempre.




Nada más abrir, comenzó nuestra particular exploración de todos los rincones de Time Out Market, empezando por una de nuestras tiendas favoritas la de A Vida Portuguesa, que tiene su propia sucursal en el fondo de la gran nave. 




Luego fuimos recorriendo los más de 40 restaurantes, bares y tiendan que conforman este espacio, calificado por el periódico The Guardian como uno de los diez mejores lugares para comer en Lisboa. Propuestas gastronómicas que han sido seleccionadas probadas por los críticos y especialistas de Time Out, y en el que están presentes las referencias gastronómicas de todo el país, como los chefs más populares, los restaurantes con estrellas, las cocinas de modas y los productos y platos más emblemáticos todas sus regiones. Aquí puedes darle un bocado a Portugal y saborear la cocina de otros muchos países. 








¿Qué encontramos y qué probamos en el Time Out Market? De todo un poco, porque aquí se puede ir pidiendo un plato y una bebida, de un sitio y de otro, para ir confeccionado tu propio menú, aunque para probar lo mejor necesitas varios días.




Saboreamos unas ricas ostras en la Marisquería Azul; probamos los originales tartar del equipo del restaurante algarvio Vila Joya; y nos encantó la cocina sugerente y divertida de uno de los locales de moda del Chidado, el Sea Me; una mistura entre Japón y Portugal.




Descubrimos la cocina de la felicidad de Susana Felicidade, chef del restaurante Pharmácia en el Barrio Alto, que tiene sus raíces en el Algarve. Y el mejor filete de Lisboa en el Café de São Bento.




El rincón de los chefs integra las sugerencias gastronómicas a precios muy económicos de cinco figuras de la cocina lusa: Alexandre Silva, vencedor del primer concurso Top-Chef nacional, cocinero del prestigioso restaurante Bica do Sapato y nueva estrella Michelín de la capital lusa con el restaurante Loco; Miguel Castro e Silva uno de los mejores chefs de la cocina de autor en Lisboa con su restaurante DeCastro; el cocinero televisivo Henrique Sá Pessoa; la cocinera Marlene Vieira y Miguel Laffan otra estrella Michelín y su particular vuelta al mundo a través de las recetas de pollo. 


Pero hay mucho más en el Mercado: la croquetería, los famosos helados de Santini, las tradicionales conservas de Lisboa, la cocina asiática de Asian-Lab, el sushi de Confraria, la versión del bolo do caco de Madeira con filete de pescado de O Prego da Peixaria, las hamburguesas de Honorato o los bombones exclusivos llegados de Oporto de la mano de Arcádia.


El mercado abre sus puertas de domingo a miércoles, de 10.00 a 24.00 horas, y de jueves a sábado de 10.00 a 2.00 horas, para que vivida una experiencia gastronómica distinta, con una oferta variada, selecta y cuidad en la que está patente la esencia culinaria de Portugal y que muchos días se adereza con interesantes actividades culturales, como conciertos, catas, talleres, degustaciones…



Cuando creíamos que ya no nos íbamos a sorprender más, la llegada de una fuerte lluvia, al día siguiente,  nos acabó refugiando en el Mercado de Campo de Ourique y el cobijo nos trajo otra grata sorpresa en Lisboa.



El mercado es el eje comercial y social de uno de los barrios con más vida de la capital. Un espacio también carismático, pero mucho más pequeño que el Mercado de la Ribera, construido a principios del siglo pasado y que desde hace tres años alberga, entre los puestos tradicionales, tenderetes de delicatessen, que puedes consumir en las mesas y bancas que se esparcen por sus calles.





Nada tiene que envidiar el mercado de Ourique al de la Ribera. En las veinte tascas que tienes para escoger tu menú encuentras propuestas interesantes y más que ricas, como las de Atalho do Mercado, una carnicería donde la carne se corta delante de los clientes para ser preparada y servida en el plato de diferentes maneras por sus elegantes carniceros.





Puedes probar sushi; saborear un surtido de quesos y embutidos de todo el país en su charcutería; darte el lujo de un buen marisco con champán; o calentarte con una rica sopa o un plato tradicional del chef.





En el Mercado de Ourique hay hamburguesas de colores, un bar de comida americana, vinos de todo el mundo para acompañar, empanadas tradicionales, un rincón dedicado a los combinados con ginebra, y otros para helados artesanales, pastelería lusa o creaciones sorprendentes con chocolate.





El lugar es entrañable porque en un mismo espacio se integra la venta propia del mercado, con el ambiente de los aperitivos, las tapas o comidas. 





En tu visita puedes comprar una rica lechuga, llevarte un condimento de las Indias y de paso probar una nueva receta con atún.




El Mercado de Campo de Ourique abre de domingo a miércoles de 10.00 a 23.00 horas, los jueves de 10.00 a 24.00 horas y los viernes y sábado de 10.00 a 01.00 horas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario! Obrigado!