Mercadillo en la aldea



Dice un amigo que se me ve el plumero con Odeleite; y dice bien. Si me pierdo que me busquen por aquí. Pasear por este pueblo, recorrer los caminos por el campo que te llevan a las aldeas cercanas y perderte en sus parajes naturales, entre los almendros en flor, con aromas a lavanda y azahar es un bálsamo de Fierabrás para el alma y la mente. La simplicidad y autenticidad de esta aldea está llena de seducción, una atracción que se acrecienta con el mercado del primer domingo de mes.



Odeleite es nuestra vía de escape para el estrés; esa pausa necesaria para liberarte de la rutina cotidiana, la evasión hacia un mundo que poco tiene que ver con el actual y que engancha con el de nuestros abuelos y con esos momentos dulces y rurales de la infancia.


Cualquier día es bueno para huir hacia esta aldea de Castro Marim, pero si quieres algún motivo especial que justifique la visita, el primer domingo de cada mes tienes uno: el Mercadinho na Aldeia.  Un mercado muy particular en el lugar más emblemático de esta población: la Casa de Odeleite.


La edificación más importante de la población recupera este día del mes su vocación comercial y abre sus puertas a los productores y artesanos de la zona, que llegan desde sus aldeas o localidades colindantes a primera hora de la mañana para asentarse en los tenderetes colocados en los patios y terrazas de la casa. 



Los productores de miel, pan o dulces, los hortelanos, los cesteros, los queseros...de Furnazinhas, Odeleite, Foz de Odeleite, Mértola...van llenando con sus golosos productos todos los rincones de la casa, dando forma a un zoco muy particular y sin duda encantador. 



El evento se inicia a las 10.00 de la mañana y se prolonga hasta las 17.00 horas. Y en ese intervalo la empresa organizadora del mercadillo, junto con el municipio de Castro Marim, aprovecha el antiguo horno de la casa para hacer un rico pan, de esos que irresistiblemente te comes quemándote los dedos. 


¿Qué se puede comprar en el Mercadillo de la Aldea? Cosas ricas, le digo yo a mi hijo. Tomates rosados y grandes, que saben a los de antes; verduras todavía mojadas de la escarcha de la huertas; tartas, galletas y pasteles caseros cocinados la noche de antes y donde se proyecta el cariño de sus reposteras; licores deliciosos en preciosas botellas; o el famoso queso de cabra del Guadiana, cuyo mejor acompañamiento es la miel de romero del vecino tenderete.



El Mercadinho na Aldeia te brinda además la ocasión de conocer las estancias de la Casa de Odeleite; disfrutar de su elegante y particular decoración y conocer los secretos de una edificación en la que se concentra la historia de estas tierras y de la familia que la habitó.





Si me pierdo el primer domingo del mes,  que me busquen en la Casa de Odeleite, cerca de ese pozo en el que, como en el pozo del poeta, ha debido entrar muchas noches hasta el fondo la luna adornada de volubles y lindas estrellas.


DATOS DE INTERÉS PARA LA VISITA: 


-El Mercadinho na Aldeia se celebra el primer domingo de cada mes. La entrada es libre. El horario es de 10.00 a 17.00 horas (hora local). Suele incluir talleres de pan, queso o demostraciones de oficios artesanales. La Casa dispone de un servicio de bar. Cerca de la Casa, en la entrada al pueblo, está el punto de partida de varios senderos. La localidad cuenta con varios restaurantes para comer. En nuestro blog tienes varias entradas relacionadas con la Casa de Odeleite, la Taberna Cavaco y el restaurante Casa Merca

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario! Obrigado!