Mercadinho de Cacela Velha


 

En la ciudad más antigua del Sotavento algarvio, la anciana Quastalla, lo que hoy es Cacela Velha y antaño fue una de las ciudades más importante del Al-Andalus, se ha convertido en costumbre celebrar el paso de las estaciones con una gran mercadillo. Rememorando su pasado árabe, esta pequeña aldea se transforma en un ‘zoco’ mui sui generis, único. Cacela Velha tiene unas características geográficas y urbanas que desde luego le otorgan un carácter muy especial. Y si ya es un lugar embaucador cualquier día del año, cuando se celebra su mercadillo, entonces se hace irresistible.


En esta pequeña aldea, situada en la cima de una montaña entre Manta Rota y Cabanas con tan solo tres calles, comienza la Ría Formosa y desde la puerta de su iglesia de nuestra Señora de la Asunción, desde la fortaleza del siglo XVI o incluso desde su particular cementerio, tienes el mejor mirador de la Ría Formosa.



Nunca te cansas de visitar Cacela y menos de asomarte a este balcón. Nunca vas a tener la misma foto de la Ría desde aquí arriba. La subida y bajada de mareas se convierten en pinceles que trazan una acuarela de la ría cambiante al compás del reloj. Y el efecto de las corrientes llena y vacía los surcos formando piscinas naturales y pequeñas islas, irresistibles en verano, donde se cogen unas navajas y ostras deliciosas


En verano, es obligación peregrinar hasta aquí, y aunque la espera a veces es un poco larga, tienes que probar en la tasca de la iglesia esas ostras con un frío vino verde o blanco. ¡Un lujo a cualquier alcance!


Vista desde el agua, desde el final de la playa de Manta Rota, Cacela es un pintoresco y diminuto rincón de casitas blancas en un alto, salpicado de arbustos y flores de todos los colores. A sus pies está la ría con barcazas que te cruzan a la otra orilla, para disfrutar de una playa desierta y abierta al Atlántico. Lo puedes hacer desde aquí o desde el lugar conocido como Fábrica. 


Lo que hace este rincón todavía más pintoresco es su arquitectura urbana, pequeñas casas blancas ajustadas a la más típica arquitectura algarvia, con bonitos frisos de colores, sus chimeneas troqueladas y adornadas con flores.

La tranquilidad y el silencio que se respira aquí durante todo el año se rompen en cada equinoccio y solsticio. Por un día, las calles se llenan de mercaderes algarvios con los puestos más diversos. No falta el pan casero, los dulces de Alcoutim, São Brás o Azinhal, los piri piris más ‘vanguardistas’, la estrellas algarvias de higos y almendras, los quesos de Bely, las frutas de Quinta das Marias, los chutney de Balsa Papilar, la miel de Pedro, las cestas de Furnazinhas, los jábones naturales, las naranjas de Becitrus, las especias y chás algarvios, la flor de sal de Castro Marim, los licores de Santo Estevâo…


La artesanía y los productores algarvios están aquí representados con productos tradicionales y deliciosos, pero también sorprendentes, porque en sus puestos hay neumáticos y cartones que se transforman en artículos de decoración; desechos que se convierten en complementos e hilos que acaban siendo joyas. 


La asociación local monta además su propio puesto, junto al único bar, y te ofrece limonada, quiches, bizcocho o la oportunidad de jugar en su tómbola o llevarte un precioso calendario solidario. Y ¡hay más! Mirando al mar, en la plaza trasera de la iglesia que preside un ‘árbol’ muy particular se acumulan antigüedades, manualidades, pinturas…Hasta tienes un hospital para reciclar objetos. 


A los mercadillos de Cacela Velha no se va sólo a comprar. Tienes que exprimir el evento, sacarle el jugo, alternando con sus vendedores, averiguando el origen de sus obras de arte, descubriendo el proceso de producción de sus productos artesanales, indagando en su filosofía sobre la vida y disfrutando, poco a poco, lentamente, del ambiente que no se repite hasta la próxima estación.


La luz, la música, el lugar y sobre todo la gente hacen que el Mercadinho de Cacela Velha sea una experiencia que no debes perderte en el Algarve. Aquí no sólo se compran cosas ricas e interesantes, aquí se hacen amigos y se saborea la vida hasta el fondo, aunque sólo sea hasta el atardecer.



El próximo Mercadillo será el de Navidad, el 10 de diciembre de 10.30 a 17.00 horas.

4 comentarios:

  1. Somewhat embarrassed to admit we've never been here! Will rectify this one day soon. Great post as always, thank you.

    ResponderEliminar
  2. Hola, me gustaría saber la fecha del próximo mercadillo por el cambio de estación. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, todavía no han hecho pública la fecha para inscripciones. Preguntamos si ya está cerrada y lo publicamos aquí o en redes sociales. Un saludo

      Eliminar
    2. Ya está puesta la fecha, será el 23 de octubre y también abierta inscripción para participar.

      Eliminar

Gracias por tu comentario! Obrigado!