El nacimiento más grande del Algarve



Uno de los mayores atractivos de la Navidad algarvia está en Vila Real de Santo António; se trata del nacimiento más grande de la región, uno de los belenes más importantes de Portugal. El Centro Cultural António Aleixo, lugar emblemático de la ciudad iluminista, alberga un año más una gigante recreación de la historia del nacimiento de Jesús.Una visita obligada de nuestra Navidad en el Algarve, que siempre viene acompañada de dulces compras en la Aldea de Navidad, que se instala en la Plaza Marquês de Pombal durante todas las vacaciones y donde no faltan multitud de atracciones para los más pequeños. La Navidad en Vila Real de Santo António tiene una luz especial, infinita, donde el precioso rosado del atardecer parece formar parte del alumbrado festivo.


Vila Real de Santo António para mi siempre es un lugar entrañable por su calidez. Un ambiente afable que te atrae como un imán a esta ciudad y que se refuerza cuando llega la Navidad. 


Entonces se hace todavía más apetecible el paseo por sus adornado centro peatonal; la visita a sus tiendas, las castañas recién hechas o el café en alguna de las terrazas cercanas a la plaza. 




En la Navidad de Vila Real de Santo hay cosas que no te puedes perder y una de ellas es el gran nacimiento que desde hace 14 años se expone durante algo más de un mes en la ciudad. 


En una superficie de más de 220 metros cuadrados se recrean las escenas que suponemos se sucedieron en Belén (la casa del pan), la diminuta aldea donde nació Jesucristo. 


Los artífices de esta bonita representación son Teresa Marques y Augusto Rosa, que con la ayuda de algunos otros trabajadores municipales, montan este gran nacimiento en una superficie de 220 metros cuadrados de 4.500 figuras, agua, iluminación, movimiento y 20 toneladas arena y 2.500 kilos de corcho como base. 


Muchas horas de trabajo e ilusión solo pueden dar como resultado un lindo montaje, en el que están presentes los rasgos más característicos de la identidad algarvia: sus campos, sus frutos, sus paisajes, sus costumbres...Un mestizaje entre la vieja Palestina y el Algarve, en el que no faltan las escenas más representativas: el misterio, los Reyes Magos, el castillo de Herodes, los romanos, los pastores o la estrella.



La vista merece la pena, aunque algunos días festivos sea irremediable algún momento de espera por la concurrida afluencia. 



El horario de visita es del 3 de diciembre al 8 de enero de 10 a 13 horas y de 14.30 a 19.00 horas. Y el día 1 de enero, sólo abre por la tarde. Entrar cuesta 0,50 céntimos, un donativo para una obra benéfica, que se entrega con satisfacción, sobre todo después de disfrutar del belén.
                       


La otra gran atracción de Vila Real de Santo António es la Aldeia de Natal, un poco más abajo, en la Plaza Marqués de Pombal.


Aquí puedes encontrar originales artículos de regalos, adornos navideños, artesanía y golosas mercancías. 


Y los más pequeños tienen las diversión asegurada en la casa de Papá Noel, la pista de hielo y las atracciones infantiles. 
                    

Quizá sea cierto que a ninguna ciudad le siente mal la Navidad, pero, a Vila Real de Santo António la hace brillar de una manera especial y entrañable para nosotros. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario! Obrigado!