Pastelería A Prova y los sabores de Azinhal




¿A qué huelen las aldeas del Algarve? En general todas huelen rico; a pan recién hecho, a leche hirviendo, a asado, a miel, a flores…Las pequeñas poblaciones de esta región se dedican en buena parte a mantener vivas las prácticas artesanales más antiguas vinculadas a la dieta algarvia. Las destilerías, lagares, pastelerías, panaderías, mielerías o queserías más apreciadas del Algarve están escondidas en estas aldeas y, créanme, es un placer visitarlas. Una de estas aldeas es Azinhal, a pocos kilómetros de Castro Marim, y uno de sus tesoros es A Prova Pastelaria, local de culto para golosos.


Azinhal, un blanca aldea al lado del Guadiana, podría pasar desapercibida en el mapa para el visitante, sino fuera por dos sobresalientes motivos gourmet: su quesería artesanal y la pastelería A Prova. 


El nombre de la pequeña población está vinculado también a la cabra de raza algarvia. Aquí, en su enorme Centro Multiusos, sede de la quesería, se celebra cada año la Feira Terra de Maio. 


Una feria por la que desfilan los mejores ejemplares de este mamífero tan apreciado en el Algarve y en la que se muestran los saberes y sabores más auténticos de este rincón de Portugal. 


Terra de Maio es uno de esos eventos de calendario algarvio que, por su tipismo, autenticidad y diversión, no deberías de perderte. Es una exposición del Algarve más puro, sin aditivos, sin influencias foráneas, sin tonterías. Aquí la gente de la zona se reúne cada año para demostrarnos que han sabido preservar su esencia y sus costumbres y nos agasajan con ellas. 


La fama del queso de cabra de raza algarvia que se produce en Azinhal de manera artesanal, sólo con leche, sal marina de Castro Marim y flor de cardo, traspasa fronteras. Doy fe de que este queso es una delicatessen irresistible y adictiva.


Y de la misma manera testifico que los panes, bollos, dulces, galletas, confituras, tartas o cualquier otro manjar que salga del obrador de la pastelería A Prova es una delicia asegurada.


Las visitas de un día al sotavento algarvio finalizan, antes de cruzar la frontera, con una parada obligatoria en A Prova, sobre todo si nos acompaña nuestro amigo Esteban, para él no hay mejores florentinas (tortas de almendra y miel) en todo el mundo que las que se hacen en esta pastelería. Tortas finas y crujientes que, acompañadas con un vino dulce o un aguardiente, son un postre espectacular. 


El obrador, uno de los más famosos y suculentos del Algarve, se aloja en una bonita y típica casa añil y blanca en el centro del pueblo. La pastelería es fruto de la ilusión y el empeño de tres amigas, Eduarda, Anabel y Madalena, que en 1991 decidieron convertir su afición repostera en una devoción y también en un próspero negocio, resultado de muchas horas diaria de trabajo. 


El local, uno de esos lugares donde se hace la boca agua nada más pasar el umbral, es un punto de encuentro para los vecinos de la localidad, pero también de peregrinaje para turistas aficionados al buen gusto, a los sabores tradicionales y dulces.


Aquí se puede desayunar, merendar o simplemente comprar los pasteles más representativos del Algarve y de Portugal, un rico pan casero, una excelente confitura o una torta de chicharrones. 


A Prova, representada además en las ferias y mercadillos más famosos de la región, ha hecho famoso su morgado de almendra, -un delicioso bizcocho relleno de sidra y crema- el bolo de figo, la torta de alfarroba, el dom rodrigo -el pastel más representativo del Algarve, fabricado con una combinación de huevo, canela y azúcar cuajado en papeles de colores- los pasteles de nata o de belén, o los suspiros, una delicatessen que no puedes dejar de comer. 



El mostrador de A Prova es un escaparate de joyas gastronómicas, galletas, folhados salados, tartas, bombones, empanadillas, queijinhos de figo, folar, estrellas de almendra e higos... buenos para el paladar y también para el bolsillo, porque sus precios sorprenden tanto como la delicadeza y el sabor de los pasteles. 




Azinhal es uno de esas paradas imprescindibles en la ruta de descubrimiento del Bajo Guadiana, esa zona especial del sotavento algarvio, repleta de gratas sorpresas.


A Prova está abierto de lunes a sábado de 9.00 a 19.00 horas (horario local). Se pueden encargar tartas y dulces. La pastelería está ubicada en el Largo de Santa Bárbara.


1 comentario:

  1. Oh wow......not sure I'd be able to ever leave this village

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario! Obrigado!