10 sugerencias para una visita a Setúbal

A PORTUGAL CONMIGO-SETÚBAL



En los últimos dos años Portugal fue elegido como el mejor destino de turismo del mundo, para mí con razones de peso, porque en este país hay lugares muy especiales con playas maravillosas, rica comida, cultura, naturaleza, patrimonio, autenticidad…todo lo que uno busca cuando sale de vacaciones. Uno de estos rincones que lo tiene todo es Setúbal. 



Hace ya algunos años, en una visita Troia, el lugar de veraneo de Mourinho y tan de moda ahora por el romance del político y la cantante, cruzamos el estuario del Sado en un ferry y llegamos hasta Setúbal y qué gran descubrimiento. Así, de pasada, porque sólo estuvimos unas pocas horas, nos encontramos con una ciudad ‘muy portuguesa’, de esas que huelen a mar, llena de vida y con mucho carisma. Volvimos, volvimos y volvimos para conocerla bien y nos acabó conquistando.



Y lo hizo no sólo porque la ciudad en sí, a unos 50 kilómetros de Lisboa, tenga un particular embrujo, ese que transforma lo decadente en cool, sino también por esa localización privilegiada a los pies de la Sierra de Arrábida, junto al estuario del río Sado, a un paso de las mejores playas del continente y vecina de pueblos tan atractivos como Azeitão Palmela o Sesimbra.

¿Qué tienen qué ver, visitar y conocer en Setúbal? Ahí van mis 10 sugerencias...


1- LAS PLAYAS MÁS BONITAS DE EUROPA

En 2017 una de las playas de Sétubal, la de Galapinhos, fue considerada por European Best Destinations, la mejor de Europa y no es para menos. La cala, a las afueras de Setúbal, es una pequeña franja de arena blanca que une el verde de los matorrales de la Sierra de Arrábida con esa agua esmeralda similar al mismo Caribe. Galpinhos es espectacular, pero realmente todas las playas de Setúbal lo son.


Setúbal tiene una franja costera de aguas transparentes, ideales para bucear, salpicada de tramos de playa a los que no es fácil llegar, pero en los que también encuentras restaurantes y chiringuitos junto al mar.


La franja costera de Setúbal se extiende desde la playa de Albarquel, la más cercana a la ciudad, hasta Pontiho da Arrábida, pasado por Comenda, donde se refugió Jacky Kennedy en su luto, Figuerinha, Galapos, Galapinhos, Coelho y Portinho da Arrábida. Esta última  cuenta con un diminuto puerto pesquero, precioso para tomar algo frente al agua y la Pedra da Anixa, una isla de 40 metros de largo, considerada reserva zoológica, y no muy lejos de la gruta de Santa Margarida, que esconde un altar dentro.


Hay una carretera, la N10-4 que recorre todo este trayecto, pero el tráfico está limitado en toda la zona costera, no obstante el municipio ofrece un servicio público de transporte y accesible a todos.


Si eres playero, estás de suerte, porque además a unos 30 kilómetros de la ciudad vas a encontrarte con otros paraísos playeros, como la playa de Sesimbra y la imponente playa de Meco, junto al Cabo de Espichel. Y, cruzando en el ferry desde su puerto, las playas de Troia y la admirada Comporta.


2- UNO DE LOS MEJORES MERCADOS DEL MUNDO

Otro de los lugares que hacen famosa a Setúbal por el mundo es el Mercado de Livramento. En el año 2016 el diario americano USA Today lo nombró como uno de los mejores del mundo. El título hace justicia a un mercado con más de 300 compradores, con puestos de marisco y pescado deslumbrantes, con olor al queso de su sierra, salpicado de colores por la variedad de la fruta y verdura. Un mercado que adorna un imponente retablo de azulejos de cinco mil piezas.


El mercado centenario está situado en la Avenida Luísa Todi, ese largo y animado bulevar que recorre la fachada de Setúbal paralela al río desde la zona portuaria hasta el comienzo de la Sierra de Arrábida.


Aquí puedes comprar los excelentes productos gastronómicos de la tierra (marisco, quesos, vinos, dulces…) y también apuntarte a una ruta turística centrada en la gastronomía en la tienda ‘Setúbal in my heart’.



3- SIERRA DE ARRÁBIDA, UN MIRADOR NATURAL PRIVILEGIADO



Entre la localidad de Setúbal, la de Palmela y el pueblo pesquero y hoy turístico de Sesimbra se levanta la Sierra de Arrábida, uno de los parques naturales más bellos y singulares de todo el país. Si no te gusta mucho caminar o el calor aprieta, puedes hacer un recorrido en coche de 25 kilómetros por la Sierra, parando en los miradores de las Antenas, de la Santa o el de los Conventos. Las vistas desde aquí son como las de un avión.




Apunta también una visita al Museo Oceanográfico en Portinho da Arrábida y al Convento de Nuestra Señora de Arrábida, antiguo refugio de frailes franciscanos fundado en 1542 (previa llamada).




Lo verdaderamente chulo es recorrer estas montañas a pie. Si te animas a hacerlo tienes muchos senderos como el de la Serra de São Luis (8 kms), el de los Moinhos (13 kms), el o de la Serra de São Filipe (5 kms), que parte del Forte de São Filipe. Actualmente se está trabajando en una creación de una red de sendero de más de 100 kms en la sierra, que conformarán la GR11.



Tanto en el Forte de São Filipe como en el Ecoparque de Caravanas de Outão tienes dos puntos para informarte de las numerosas opciones de turismo de aventura para disfrutar de la sierra y del mar.


4- BAIXA DE SETÚBAL

Setúbal fue y es un puerto pesquero. Su centro histórico estuvo habitado por los pescadores y eso se nota en sus calles, donde todavía perviven algunos asadores de pescados que ambientan ricamente la zona. La baixa de Setúbal, como le ocurre a muchas ciudades pesqueras de este país, está llena de contraste, de esa mezcolanza que atrapa, de ropa tendida un lado y grafitis a otro, de casas con desconchones junto a modernos gatrobares, tiendas y hoteles de diseño.


No se cansa una de pasear por este laberinto de estrechas calles, que se extienden desde los barrios castizos de Troino, a un lado, y das Fontainhas, al otro, con la larga avenida Luisa Todi, separando el centro de la ría. Un entramado urbano que tiene como corazón la Praça Bocage, un extenso y agradable salón peatonal con jardines, presidida por la alta estatua del poeta, y con la parroquia de São Julião a un lado. Fija una parada en la plaza,  y saborea un buen vino en Moscatel Setúbal Experience.


Y, si te gusta ‘musear’, busca el Museo de Arqueologia y Etnografia de Setúbal, el Museo del Barroco de Setúbal (Casa de Corpo Santo) o el Museo del Trabajo Michel Giacometti y no dejes de acercarte tampoco a su catedral, la iglesia de Santa María da Graça.


5- MOSCATEL Y VINOS DE SETUBAL

Seguro que has oído hablar del moscatel de Setúbal. La Denominación de Setúbal es una de las más antiguas de todo el país y abraza esos vinos generosos blancos o tintos, de la casta moscatel de Setúbal y moscatel rojo. No dejen probar y de echar en la maleta uno de estos vinos que maridan tan bien con los quesos o dulces de la zona.


Pero en el mundo del vino no sólo es famosa la península de Setúbal por su moscatel. Aquí se producen además excelentes vinos blancos afrutados, con las castas Arinto y Fernão Pires, jóvenes rosados, espumosos y tintos de gran complejidad con la casta Castelão, conocida como ‘Periquita’, que da nombre al vino de mesa más antiguo de Portugal de  José María Fonseca.


Para los amantes del vino, Setúbal es sin duda un gran destino, repleto de bodegas de mucho interés como la de Quinta da Bacalhôa y José María Fonseca, que les aconsejo visitar en Azeitão, a unos 13 kilómetros de Setúbal.


La primera de ellas, la de Bacalhôa, es una quinta del siglo XVI que perteneció a la familia real portuguesa, y que cuenta con una exposición de arte maravillosa. Un lugar de esos especiales, donde los vinos reposan a oscuras, entre bonitos azulejos y con música de cánticos gregorianos.


El palacio en sí, con un lago y un precioso laberinto de jardines, es uno de esos sitios del país vecino que merecen la visita, pero recuerda reservar antes de ir y no hacerlo los domingos porque cierra.


También tienes que pasar por la Casa Museo de José María Fonseca, una preciosa residencia en el centro de la ciudad del siglo XIX, que ofrece visitas guiadas a las dependencias de la casa y a sus bodegas, entre ellas la del vino ‘Periquita’ o la que guarda los vinos moscatel más antiguos con 100 años a sus espaldas. Las visitas pueden realizarse todos los días y puede incluir una cata final con productos regionales. La bodega acaba de abrir también recientemente un restaurante, By The Wine Azeitão.


6- AZEITÃO, QUESOS Y TORTAS

Pero Azeitão no es sólo vinos, hay dos productos más que dan fama mundial a esta pequeña localidad residencia de verano de los nobles: sus quesos y sus dulces. ¡Dos delicatessen!


El queso de Azeitão, con Denominación de Origen se hace con leche de oveja cruda, y su producción comenzó en el siglo XIX siguiendo el método de los de Serra da Estrela, de los que son muy parecido. Su textura en muy cremosa en el interior y su sabor muy potente, un poco picante.


El otro gran emblema gastronómico de Azeitão son sus tortas, un dulce de bizcocho enrollado cremoso y exquisito, y la mejor manera de descubrirlo es pasando por la Pastelería Regional Cego, con más de cien años de historia y ubicada en la misma calle que la bodega de José María Fonseca, en la que vas a encontrar un gran surtido de dulces locales. 


7-  EL CASTILLO DE PALMELA

La península de Setúbal es sin duda un lugar de vistas espectaculares. Uno de los mejores miradores está en la localidad de Palmela, en su castillo, que alberga en el recinto amurallado una Pousada en el antiguo convento de los frailes guerreros de la orden militar de Santiago de la Espada, fundador del convento que aún persiste en su interior.


El castillo es monumento nacional, que puedes visitar gratuitamente o incluso solicitar una visita guiada por parte del municipio de Palmela. Dentro del recinto, tienes puestos tradicionales y de artesanía.


8- LA BAHÍA DE SETUBAL, EL SADO Y TROIA

La bahía de Setúbal, una de las diez más bonitas del mundo, la conforma la desembocadura del río Sado en el Atlántico. A un lado del río está la localidad de Setúbal y al otro, Troia, uno de los lugares de vacaciones más chic de Portugal, con unas playas maravillosas. Para conocerlo sólo tienes que coger un ferry que cada media hora va y viene de una orilla a otra (4,5 euros).


El estuario por el que surcan estos barcos es una de las tres comunidades de delfines de Europa, que son un verdadero espectáculo en estas aguas. Para conocer esta bahía, te sugerimos visitar el Centro Interpretativo do Roaz do Estuário de Sado, ubicado en la Casa da Baía (Avenida Luisa Todi), con entrada gratuita y abierto todos los días de 9.30 a 20.00 horas.


Otro punto para conocer la bahía y disfrutar de su belleza es el Molino Mareal da Mourisca, del siglo XVII, en plena Reserva Natural del Estuario del Sado. Abre todos los días y es un lugar privilegiado para la observación de aves y para suaves caminatas.


9- A CASA DA BAÍA

La Casa de la Bahía, al final de la Avenida Luísa Todi, es uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad. Es centro de promoción turística, por lo que recomiendo visitarlo nada más llegar a Setúbal, y es además uno de los ejes culturales y sociales de la localidad.


Una antigua casa del siglo XVIII coquetamente rehabilitada que acoge un bar en el patio central, restaurante y tienda gourmet de productos regionales. Durante el verano, las noches de los viernes tienes espectáculos en su patio, enmarcado el programa Noches de la bahía. ¡No se pierdan, si tienen la oportunidad, un concierto de fados en su patio con un moscatel bien frío!


El Forum Luisa Todí, el Auditorio José Afonso y la Casa de la Cultura son los otros tres espacios culturales de la capital. Pincha aquí si quieres conocer la programación de eventos culturales y fiestas del verano, como Feria de Sant’Iago del 20 de julio al 4 de agosto.


10- CAPITAL GASTRONÓMICA, CAPITAL DEL CHOCO

Una ciudad que tiene uno de los mejores del mundo, por pura lógica tiene que ofrecer a sus visitantes una excelente gastronomía. Y así es. El rey de su cocina es el choco, que ‘al modo de Setúbal’, es frito con un suave empanado. Pero hay más que probar: su pescado asado, las sardinas y los carapaus sobre todo, las calderetas de pescado, el choco, o las ostras. No te olvides de preguntar al llegar a la ciudad si esos días se celebra alguno de sus famosos eventos gastronómicos, como la Semana de la Caldereta, el Festival de la Sardina o de las Ostras.



En uno de sus barrios de Pescadores, en el barrio de Troino, un clásico gastronómico es el restaurante Casa Morena; y no muy lejos, en la Avenida Luísa Todi, Tasca do Xico da Cana. El título del ‘rey del choco frito’ se lo disputan Adega Leo do Petisco, detrás de la Casa de la Bahía, y Casa Santiago, justo en el otro extremo de la Avenida Luísa Todi. Pero a nosotros nos encanta además el choco y el pescado del restaurante Poço das Fontainhas.


Para lugares más sofisticados tienes en el centro de la ciudad: Pedra e Sal, donde la carne desbanca al pescado, y O Xtoria de Rita Neto, vencedora da primera edición de Masterchef Portugal, que ha abierto recientemente.

DATOS DE INTERÉS: 

-Setúbal es una ciudad con un clima cálido, con una intensa vida social y cultural, a la que se suma una interesante oferta gastronómica de calidad. Aunque en verano está muy concurrida por la belleza de sus playas, nuestra experiencia es que cualquier mes del año es bueno para acercarse a conocerla.

-Si buscas un hotel en Setúbal, pincha aquí, y no dudes en mandarnos hacernos cualquier pregunta sobre la ciudad a través del correo del blog alalgarveconmigo@gmail.com.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario! Obrigado!

NUESTRO ALGARVE EN UN MAPA