Monterosa, el mejor aceite del Algarve

VISITAS-COMPRAS



En la lista de los mejores aceites de Portugal y también del mundo aparecen algunos de los producidos por la marca Monterosa, que acaba de alzarse con un reconocimiento más, la medalla de oro de la Olive Oil Competition de Nueva York. Los olivos y el lagar, en una bonita hacienda de Moncarapacho, son de esos lugares que merecen una visita en el Algarve.


En el corazón del barrocal algarvio siempre encuentras gratas sorpresas. El pasado año, gracias a la invitación de Turismo del Algarve y de la Cámara Municipal de Olhão, me topé con una de ellas, Viveros Monterosa.


Conocía y sabía de la calidad de sus aceites, que aparecen con frecuencia en las mejores mesas algarvias o en las tiendas gourmet, pero nunca había visitado la quinta, en la que se producen cuatro aceites monovarietales: Premium Manzanilla, Cobrançosa, Verdial y Picual, al que se unen un Premium Selección, producido con una mezcla de variedades seleccionadas por su equipo, y un aceite virgen extra ‘Horta do Félix’ con una combinación de variedades.


Monterosa es una hacienda preciosa ubicada en el sitio conocido como la ‘Huerta de Félix’, a las afueras de Moncarapacho, rodeada de olivos, grandes palmeras, parras enlazadas en las columnas de piedra y jardines con plantas aromáticas. Aquí, en este paraje de tanta belleza, los romanos ya instalaron un lagar, que desde al año 2000 ha vuelto a funcionar.


Contaban por aquí hace años que la marca tenía entre sus mejores clientes a la familia real de Suecia, que en uno de sus viajes al Algarve quedaron prendados del aceite que elaboraba por estas tierras su paisano Detlev von Rosen, un sueco que se hizo con la propiedad de la hacienda en 1969 para dedicarse a la agricultura.


Con los años Von Rosen, que con su apellido dio nombre a la marca, cambió los famosos viveros aquí instalados y los naranjos para volver a poner en producción los olivos en 20 hectáreas con la participación de nuevos inversores lusos. Fue la escasez de agua la que acabó propiciando que la tradición de hacer aceite volviera a estas tierras, un aceite además de alta calidad, que desde 2009 no ha parado de cosechar premios internacionales.


La historia de la quinta, de la empresa y todo el proceso que lleva aparejado la producción de este aceite lo puedes conocer en una visita, donde recorrerás sus olivos, conocerás todos los detalles sobre el proceso de plantación, cómo atajan las plagas sin productos químicos, abonan con su propio producto reciclado y recogen a mano la aceituna sin golpear las hojas del olivar.


Monterosa recuperó el antiguo lagar y hoy es un almacén de piedra lleno de encanto, donde se empaquetan cajas de aceite para todo el mundo junto a una sala para las catas y el área de producción del aceite, en la que se continúa utilizando la muela romana.


La visita a Monterosa finaliza con una degustación muy didáctica de sus aceites. Un juego de ver, oler y probar ese oro verde que popularizaron los romanos y que nos trae aromas a hierba, a fruta madura, a manzana ácida, a almendra…o sabores dulces, amargos y picantes. Un juego de encontrar ese aceite que más nos gusta para aliñarnos la vida.

DATOS DE INTERÉS

-Las visitas a Monterosa pueden hacerse de martes a viernes, a las 10.00 horas. La visita dura una hora e incluye cata. La explicación se realiza en inglés, alemán, portugués, español y francés.

-El precio es 7 euros adulto y 3,5 euros para niños de 6 a 12 años.

Publicar un comentario

0 Comentarios