El sendero de Ludo y São Lourenço

Ahora que el termómetro comienza a bajar llegan los días de largos paseos por los ‘Trilhos do Algarve’. Preciosas rutas a pie o en bicicleta por las costas o el interior, con diferentes dificultades y para todas las edades. Una de nuestras caminatas favoritas es la de Ludo, que enlaza con el itinerario de São Lourenço, recorriendo el final de la Ría Formosa y llegando hasta la playa de Quinta do Lago. En este trayecto resulta paradójico que desde la tierra las numerosas aves miren, supongo que con cierto asombro, como grandes artefactos despegan hacia el cielo, imitando su propio vuelo y desafiando con ello a la propia naturaleza.


Si hay un paseo que nos guste, ese es el de Ludo. Una caminata que bordea el margen derecho de la Ría Formosa desde la isla de Faro y que comienza junto al puente de acceso a la playa, nada más pasar la pista de aterrizaje de su aeropuerto y casi enfrente a la entrada de una nueva zona de parking. (1)


Realmente es fácil de localizar, no sólo por un viejo cartel que prohíbe la entrada, sino porque siempre suele haber por aquí caminantes, corredores o familias en bici.


El camino de tierra del sendero atraviesa la marisma que conforma la Ría Formosa y finaliza, unos tres kilómetros y medio después, casi al final de la misma, en la majestuosa playa de Quinta do Lago


El paseo es lindo desde el principio hasta al final. Nada más comenzar te acompaña a la izquierda la ría y la la playa de Faro a lo lejos. En el fondo, casi estáticos, como si estuvieran pintados en un lienzo, se distinguen los mariscadores en sus labores, los pequeños barcos y los esqueletos de viejas embarcaciones a la deriva, seguro que con historia interesantes a sus espaldas.


A la derecha del camino se van abriendo algunos esteros, donde se divisan los estilizados flamencos y otras aves chapoteando en el agua, a las que parece no perturbar, por costumbre, ni la mirada curiosa de los paseantes, ni el ruido de los motores de los aviones rompiendo el sosiego de la marisma.



Aquí es donde se refugian y duermen muchas de las aves de la Ría Formosa, junto a  la Mata de Ludo, un maravilloso ecosistema natural que conforman la marisma, los frondosos pinares y las salinas al fondo.



Casi a la mitad de la caminata por el margen de la ría, el camino de tierra confluye con el sendero de São Lourenço.
 

Esta senda señalizada contiene dos itinerarios, uno amplio de 9 kilómetros y otro menor de 3,4 kilómetros, que comienzan en el puente de Ancão, el largo puente de madera que llega hasta la playa. 


Justo a la altura del lago artificial del campo de golf, el sendero de São Lourenço continúa hacia la derecha hasta unas ruinas romanas y la zona de pinares de la Mata de Ludo y, a la derecha, se prolonga hasta la urbanización Quinta do Lago y el final de la ría.


Viniendo desde Ludo, el camino discurre entre la orilla del agua y el mismo borde del campo de golf de São Lourenço, permitiéndote ser testigo excepcional de algunas las jugadas.


En este tramo, donde también se levanta una coqueta caseta de madera para la observación de las aves, la subida a veces del agua, acaba incluso mojando parte del camino. 



Aunque todo el camino desde Faro es realmente bonito, el entorno del puente de Ancão es una de las estampas más significativas de todo el Algarve. Un largo acueducto de madera que cruza toda la Ría Formosa y desemboca en una playa casi salvaje.


Un tramo de la ría donde además son frecuentes los paseos en kayak para grupos que se organizan los domingos por la mañana desde el Centro Náutico de Faro para diversos niveles.


Al final del acueducto de madera tienes el legendario restaurante Gigi's, abierto de marzo a noviembre, y el beach club del lujoso hotel Quinta do Lago, perteneciente a 'Leading Hotels of the World"



Si el tiempo lo permite, lo ideal es terminar el primer tramo del sendero con un baño en esta playa, antes de emprender el mismo camino de vuelta hacia Faro.


No sin antes disfrutar del espectacular paisaje de la ría desde el mirador de la otra orilla, una estampa que transmite la serenidad que uno busca cuando quiere desconectar del estrés de la rutina. 


El sendero desde el puente de la isla de Faro junto al aeropuerto hasta Quinta do Lago, ida y vuelta, es algo más de 6 kilómetros y medio, y sin paradas, a ritmo normal, no debes tardar más de una hora y media. Pero el lugar es tan propicio para mirar, contemplar e incluso bañarse que hacerlo entero puede llevar unas tres horas, buena parte de la mañana o de la tarde para exprimir bien el paseo. 


Después de finalizar el sendero de Ludo, para reponer fuerzas con una rica cerveza o un zumo natural, no hay nada como hacer una parada en un lugar muy especial en la playa de Faro, el Resto bar Wax, un concepto diferente, yo diría que único, de los típicos bares junto al mar. 


Un establecimiento con una elegante e informal decoración con dos escenarios: uno interior con una gran chimenea, sillas cómodas y sofás para el invierno, biblioteca, folletos turísticos, buena música y wi-fi para los que no quieren desconectar. Y otro espacio en su patio resguardado para el invierno y su terraza para comer platos ligeros, pero con toques y productos muy algarvios, en la misma arena mirando hacia el mar. Sin duda, Wax es el 'local de ambiente' de la playa de Faro y sus propuestas gastronómicas en el menú diario son muy sugerentes y a muy buen precio.




Wax es un buen lugar para terminar un día intenso junto a la playa de Faro, con un gin o una limonada.


Un día que una vez más se despide con un lindo adiós del sol sobre el mar. 


MAPA DEL SENDERO:

1 comentario:

  1. This is one of our favourite walks - we tend to avoid weekends though because as you highlighted very busy with joggers and cyclists.
    Did you find the other hide overlooking the lake in the middle of the golf course - amazing place to watch the birds.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario! Obrigado!