Tavira, más brillante que nunca



Aunque toda las tardes de verano sean realmente luminosas y brillantes en Tavira, la de ayer lo era aún más. Un día radiante para abrir la Feria de la Dieta Mediterránea, como merecía la ocasión. Hasta el mismo río Gilão había crecido para acariciar la cima de las dos orillas.


Como en las grandes galas de cualquier evento, la ciudad había cubierto las calles con una larga alfombra azul; un camino que, con tan solo seguirlo, lleva al visitante por todos los espacios de la muestra, este año con nuevos escenarios.





A ambos lados del río, en su margen izquierda y, a la derecha, junto al Jardín de Coreto, se ha conformado un gran mercado de artesanos y productores algarvios. 


Y este año, como novedad, la parte alta de la ciudad, se ha reservado para un espacio de los niños, el Jardín Mediterráneo y la Praça da Convivialidade, en la explanada del Palacio de la Galería, donde se come, se bebe, se conversa y se disfruta de los espectáculos. 


Y, como siempre, el epicentro está en la misma Plaza de la República, reservado para los eventos musicales de la noche. Desde aquí comenzamos nuestro periplo por la edición de una Feria, que será memorable sin duda por su excelente organización, variedad de participantes y su interesante programa. Felicidades a los promotores, porque han conseguido que Tavira esté más viva que nunca. 




En el primer acto del evento, allí estábamos nosotros, sentados junto a la madre de su anfitrión, el fadista ayamontino, Juan Santamaría, que presentó en un escenario privilegiado, la Iglesia de la Misericordia, su disco con letras de poemas de Santa Teresa. Un derroche de arte y buen gusto.




Desde aquí subimos hacia el Museo, en el Palacio de la Galería,  que durante los días de la feria puede visitarse de manera gratuita. 

                        

Un lugar lleno de historias interesantes en el que encontramos un excelente 'cicerone'; un cordial vigilante de seguridad, vilarense, que, no sólo nos entretuvo con interesantes informaciones sobre la historia de la ciudad, sino que además nos ofreció un brillante 'primera lección del idioma portugués'. Volveremos a por la segunda. 



Como él mismo nos dijo, al acompañarnos a la puerta del museo, Tavira tiene que visitarse sin reloj, aquí en esta ciudad sólo merece la pena mirar uno, el de la torre de la Iglesia de Santa María do Castelo.



Y bajo la torre estos días se respira un gran ambiente en la explanada del Palacio. Como buena 'ciudad mediterránea', la convivencia viene asociada a la rica comida, al vino, a la música, al baile ...



                        


Dos restaurantes emblemáticos de Tavira, O Convento y Sabores da Ria, junto a Tasca Rasca, aseguran los sabores más exquisitos en este espacio. 




El chef Paula Runa de Cabanas ha desplegado en la feria sus sabrosos guisos caseros y el marisco de la Ría.








Tras salir de la Praça da Convialidade, decidimos mostrar el atardecer de esta ciudad a nuestros amigos Luz y Jose en un lugar mágico, el Jardín Mediterráneo, ubicado en el antiguo castillo. Un mirador excepcional, para explicarles porqué nos enamora esta ciudad.



Se fue el sol y nos tocó volver a la "baixa" para disfrutar con las experiencias de un extenso y auténtico mercado. 




Un paseo en el que nos sorprendió la actuación del Rancho Folclórico de Santo Estêvão, junto al Coreto. 




En los puestos encontramos viejos conocidos; artesanos de los productos más representativos algarvios: los helados de Querença, los dulces de São Brás de Alportel o la nueva ginebra de naranja algarvia, Tangerine.







Entre lo más tradicional, como los frutos secos o la miel, nos llamaba la atención originales ideas en la transformación de los productos del campo: la caipirinha de naranja o la nueva cerveza artesanal de algarroba "Moura".






El mercado en sí despertaba el hambre, así que, una vez más, nos sentamos a disfrutar de las sugerencias gastronómicas para la feria del restaurante Gilão.


                        

La visita a la Feria prosiguió curioseando por los puestos de la otra orilla, donde nos econtramos con más sorpresas, como los nuevos productos del proyecto TASA, la mercancía ecológica de Beterraba, los originales collares de Açafrão o la reinvención del 'bioco', la tradicional y mítica capa algarvia que se adapta a los nuevos tiempos. 







Nuestro primer día en la Feria terminó como empezó, con una noche brillante y luminosa en Tavira. 



La V Feria de la Dieta Mediterránea de Tavira tendrá lugar del 7 al 10 de septiembre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario! Obrigado!